jueves, 5 de diciembre de 2013

Mosaico de Justiniano.




El mosaico de Justiniano, de autor desconocido, es de origen bizantino, es un retrato conmemorativo del año 547. Lo podemos encontrar en el presbiterio de la iglesia de San Vitale de Rávena.

En esta época se hicieron muy importantes los mosaicos, sobre todo este y el de su esposa Teodora, ambos en la misma iglesia y son de los mejores ejemplos del arte bizantino. Se construyen mediate pequeñas piedrecitas de barro o mármol de distintas tonalidades de colores.

Como podemos observar, Justiniano aparece mas o menos en el centro de la composición, porque era su figura la más relevante. Lleva una túnica oscura y tiene muchos complementos y está coronado con una aureola de santidad. Su figura es rígida y hierática, ya que las ropas muestran pliegues verticales y sin movimiento. También los rasgos faciales muestran ese hieratismo de la figura. Está compuesto por un fondo de color dorado que da una sensación de solemnidad y el suelo de color verde. Se coloca en la composición algunos elementos arquitectónicos.
Se puede observar una perspectiva escalonada, que es la superposición de cabezas de iguales suspensiones en los demás componentes del mosaico.
El emperador Justiniano lleva en sus manos una patena dorada, que donó al obispo Maximiano.
A Justiniano, lo acompañan el conquistador de la ciudad de Rávena y el obispo Maximiano y hay un tercer religioso.
También aparecen dos representantes de la nobleza y varios soldados con el crismón, símbolo de Cristo.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias mea servido mucho. Sigue así y seras un crack XD

    ResponderEliminar